Invernando recuerdos

Llega. Observa todo: los merenderos, sus vendedores, las fachadas de las casas, de los edificios, la escuela primaria más cercana, el botero…: el ambiente de la comunidad.

La peña no ha comenzado. Se ultiman detalles. Se encuentra rodeado por una turba multigeneracional. Al observarlos, no puede adoptar ninguna posición privilegiada. Ellos también lo miran a él. Hace un paneo y capta en primeros y segundos planos el modo de vida de los participantes en la peña. Los cuerpos y formas de vestir cuentan, no una, sino múltiples historias.

Por ejemplo, se encuentra con  el trabajador con una ajustada camisa tropical que lleva diseñados palmeras y una puesta de sol sobre un torso musculoso que delata una vida de duro trabajo manual; la ama de casa vestida con sus mejores galas “que están a la moda”; la anciana que lleva collares de siete vueltas y calza unas chancletas de tacón bajo color plata antigua; la joven soltera madre de un niño que aún usa la parte de abajo del uniforme de trabajo o escolar; la pareja de jóvenes quinceañeros vestidos con “ropa de andar”…

Se acerca silenciosamente a los grupos como para que no se percaten de su presencia. Escucha de pasada algunos diálogos. Pero no se detiene, solo representan una parte de la sociedad de esa localidad. Pasa por delante del señor que comparte solo, con algún trago de alcohol (quizás esté sentado en una banqueta del salón, en el piso o recostado a una de las columnas); se acerca a la barra y detalla a modo de vistazos generales los productos en venta; vuelve a interesarse por las conversaciones de los que llegaron temprano, una vez más de pasada, mientras se vira cada vez que llegan los más retardados. Quizás en uno de sus recorridos por el lugar algunos niños lo intercedan para conversar o le hagan moverse en círculos porque se enredaron en sus zapatos cuando corrían por el salón  poco desierto para entonces.

El reconocimiento del local y de los que allí acuden solo ocurre en cuestión minutos. El público no es su objeto de atención pero sí su complemento. Él fue a la peña para disfrutar de un grupo de artistas aficionados vecinos de los que allí van los sábados en las noches. Que hacen la cola en la misma bodega donde compra “el piquete” de la izquierda de la tarima. Que trabajan en la misma localidad como enfermeros, gastronómicos, mecánicos, maestros o barrenderos de calle. Que se levantan temprano en la mañana para ir a otro municipio por obligaciones profesionales y en la tarde- noche están de vuelta ensayando el número de la próxima semana.

Lo más importante para él no son las aptitudes artísticas de los integrantes del grupo Charanga Morales. Sino el hecho de que la concepción y presencia de este espacio cultural en la propia comunidad, nutrido por sus propios vecinos, genera tantas interpretaciones como historias personales y fragmentadas existen en un mundo víctima de la industria cultural, en un país LATINOAMERICANO donde muchos aspiran al modo de vida Occidental, en uno de los pedacitos periféricos de cualquier ciudad cosmopolita, o en cualquiera de los Aguacates de esta Isla .

Anuncios

2 comentarios en “Invernando recuerdos

  1. Yo mas bien diria,que podemos ser un pais occidental incertado en LATINOAMERICA,tal vez,tu nunca hayas salido de cuba,y no puedas comparar.Pero si algun dia tienes esa oportunidad,veras que aunque hablamos espanol o castellano no tenemos mucho que ver, o quizas nada que ver con esta area,no nos parecemos fisicamente,no nos parecemos en caracter,no nos parecemos en costumbres,en fin no nos parecemos en tantas cosas!!.Que yo a veces he llegado a la conclusion de que caimos ahi,por paracaidas y de casualidad hablamos castellano.Pienso que el problema fundamental es que tenemos diferentes origenes y lo unico en comun es El idioma Espanol.No pretendo ofender a nadie,pero la verdad es para decirla y esta es mi verdad,pues la he podido comprobar.En cuanto a aspirar el modo de vida occidental,que te puedo decir.”Lo que se hereda no se hurta”!!!!.Esta es mi humilde opinion.

  2. Quizas yo diria que pudieramos ser un pais occidental incertado curiosamente en AMERICALATINA.No se si tu has tenido tal vez el privelegio de visitar esta parte del mundo,pero te aseguro que cuando lo hagas,tal vez me des la razon,pues aunque compartimos el Idioma diferimos en tantas cosas,por ej,Caracteristicas fisicas,costumbres,formacion,forma de ser(Caracter),en fin un monton de cosas,hay que salir,para poder confrontar,es algo increible,pues no es lo que pensabamos cuando viviamos en la Isla,sin todo el mundo tener el acceso a viajar y conocer, para asi poder valorar y opinar con buenas bases.En cuanto a las aspiraciones cubanas te recuerdo.Que lo que se hereda no se hurta!!!.Pasala bien corazon.Muchos Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s