Inquisidores II

Al parecer, todo duerme en casa. La iglesia aún está al lado del parque, que tiene glorieta. La calle del Carmen es cada vez menos virgen. Ya terminaron de construir la dulcería: devino clínica dental. El cartel que da la bienvenida al pueblo, ya no está. Las pocas palmas del camino real se las llevó un ciclón. Y dicen que se escuchan algunos swings en las noches del Deportivo. Sigue leyendo