De un tal Eduardo… autobiografía documental

Eduardo Arrocha es tan profesional como sencillo y modesto. Conversa pausado y prefiere no vanagloriarse de los éxitos –que son muchos. Aun cuando es entrevistado en su casa, adopta poses humildes ante la cámara… Le resulta un reto hacer alusión a su impronta en la escena cubana como diseñador de vestuario, de escenografía y de luces. Eso se nota.

La obra del Premio Nacional de Teatro 2007 ha quedado en la memoria audiovisual, de un modo íntimo y sin altisonancias discursivas –cual reflejo de  su espíritu–, con el documental De tal Eduardo, tal Arrocha, realizado por Regino Oliver. El objetivo del material fue responder al empeño de la Productora ‘Octavio Cortázar’, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), por perpetuar el legado de los más importantes creadores del patio.

Durante aproximadamente 30 minutos, el prestigioso diseñador vinculado a la danza habla en primera persona sobre su huella en la cultura cubana. El producto está concebido con una dramaturgia lineal y sustanciosa, que responde a una de las estructuras clásicas del cine biográfico, donde el protagonista es el centro temático y, en ocasiones como esta, el único testimoniante.

 De tal Eduardo…intenta desnudar la intimidad de Arrocha: describe el entorno donde vive, su relación con Maria Elena Salas, los vínculos afectivos con sus gatos, su pasión por el coleccionismo, etc., pero el evidente interés por destacar los datos curriculares de la multifacética personalidad hace que estas aristas de su vida cotidiana estén reflejadas en el relato entre aguas un tanto sosegadas.

Las imágenes de archivo y las animaciones de los diseños de Arocha son empleados para graficar la entrevista con un carácter ilustrativo-informativo. El entorno profesional y hogareño queda construido tanto con la fotografía de la cámara como con los fragmentos de coreografías, ensayos, caricaturas y vestimentas en los que ha trabajado el diseñador.

Es así como esta figura queda rescatada para la posteridad, junto a otros grandes como Benny Moré, Ignacio Piñeiro, Silvio Rodríguez, Tata Güines y Eusebio Leal. Quizás el vuelo estético del documental no rete a la imaginación de los espectadores, pero sí deja claro cuánto le ha aportado Eduardo Arrocha a la cultura cubana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s