Mi nombre empieza con Y

Anuncios

27 comentarios en “Mi nombre empieza con Y

  1. Yesel, soy Juan, el papá de Claudia. Chico, me parece muy bien lo del blog, sobre todo porque es una manera exigirte a ti mismo y de probarte, de manera constante. Desde aqui mi disposición a servirte en lo que creas que pueda serte útil. Ah, quedo pendiente de las fotos de Claudia. Saludos y adelante, un abrazo, Juan

  2. yesel

    felicidades por tu constancia, tu voluntad, de veras te admiro mucho. me ha gustado tu blog, asi que desde ya sere visitante asidua, eres un aliento para todos. sigue asi.
    elisa

    • Elisa:
      desde ya eres una habanadominicalense. Embúllate y pensemos a Cuba y al resto del mundo a través de la red. Los blogs no se escriben para los que están fuera solamente. Es un blog cubano y punto. Incorpórate al grupo de blogueros de la Isla. El tiempo se hace después. nota: podrás escribir hasta en chino.

  3. Hola Yesel,

    he estado tus notas en tu blog y me parece muy interesante. Cuando yo tenía tu edad y estudiaba Periodismo allí en G y 23, también parecía un loquito escribiendo aquí, allí, de Radio Rebelde a Taíno, de la AIN a Juventud Rebelde… y al final, terminé trabajando en el NTV durante unos pocos años. Hasta un día en que me vi obligado a dejar Cuba. Ya han pasado diez años….Ánimo, tienes un mundo por delante!

  4. yesel, me gusto mucho todo lo que he leido en el blog, hacia tiempo que no leia tanto sobre cuba, senti ese cordon umbilical, que no se desprende nunca, llenarme de nostalgia, gracias por este espacio y mucha suerte

  5. holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    que lindo esto que has escrito de ti,se parece a ti, y eso es lo mejor de todo, que en cualquier momento o lugar de estas nuestras vidas, siempre puedas decir: este soy yo, no hay dudas.
    que suerte conocerte
    cuidate
    elisa

  6. Esta interesante tu blog, me hizo transportarme a Aguacate sin saber donde es….soy puertorriqueño con muchos deseos de algun dia poder visitar Cuba y tengo muy buenas amistades cubanas, Te deseo mucho exito y sigue adelante, me gusto tu manera de escribir.

  7. hola,y que manera de gustarme tus palabras ,soy moreno y de aguacate donde tengo familiares vivos y mis fallecidos tambien se encuentran en aguacate,te deseo lo mejor del mundo y sigue siendo asi ,tu y solo tu,no como quiera nadie.felicidades

  8. yesel,estoy interesada por tu comunicacion,a lo mejor tenemos parentesco ya que tengo parte de mi familia en aguacate,tias de apellido moreno,mi vida siempre fue relacionada con ese pueblo aunque vivia en la habana antes de venir a E.U.en Tampa donde tengo familia tambien.Espero por ti yasel

  9. La gente siempre dice que es dificil hablar de uno mismo. Yo creo que lo es para quienes no tienen bien claras las cosas, para los incosistentes o para los desconfiados de sí mismos. Lo lamento por ellos. Tu puedes ser un buen ejemplo para que muchos se animen,a sí sos, sos así… y coincido contigo.
    un beso, te admiro mucho, tienes la estirpe de los que crecen… y creceen…ojo, créetelo lo suficiente para seguir creciendo
    un abrazo
    lilita

    • “Hace ya algunos años alguien decía que me creía filósofo. Hoy soy de amigos, de música, de cerveza, de literatura, parte de la web social, periodista y un eterno intérprete de la vida”, (Tomado de mi página en Facebook).

      También creo en los labios, en la piel, en la adolescencia, en la inmadurez apasionada, en la madurez, en la energía, en el pasado, en el presente, en el futuro, en las palabras bellas, en las heridas, en las cicatrices, en el crecimiento espiritual, en la belleza física y moral, en la lealtad.

      Confío, además, en la inteligencia para la vida, en los tropiezos, en el camino llano, en el amor, en el significado de la palabra infinito, en la finitud, en la mirada y en los gestos, en las faldas cortas y largas: en las bien llevadas, en la frente en alto, en la sonrisa del amigo, en el guiño cómplice… en la palabra.

      Creo en la multiplicidad de opiniones, en los contextos sociales, en los pelos largos, en la sinceridad, en el lenguaje ocular, en la nitidez, en las manchas, en la distancia, en la ternura aún tímida, en las memorias que jamás incomodarán porque ayudan a continuar.

      Creo que creer es un derecho legítimamente íntimo. Un derecho que se comparte y se entiende o no por algunos durante alguna etapa que pudiera sumar lustros a cada minuto. Pienso que aprender a creer creyendo es una virtud de quienes aprecian la pureza con solo captar imágenes cargadas de sentidos.

  10. Disculpa, al parecer no fui claro en mi respuesta. Creí responderte muy implícitamente, a manera de códigos. Pero bueno, ahora te explico muy cortico:
    “Esa mujer es una veleta
    nunca sabré si estoy entre tanta vuelta.
    Esa mujer pisa mi orgullo de macho
    con su afán descarrilado de desobediencia.
    Esa mujer perversa.
    Me va a perder esa oveja negra,
    no soy aquel, y qué haré con las canciones viejas,
    esa mujer pisa mi orgullo de macho
    con su afán desacarrilado de desobediencia.
    Ea mujer perversa.
    No me digas que deje de suicidarme,
    no me digas que me aleje de esa hembra,
    si ahora estoy descongelado, embalsamado,
    descubriéndome…
    No me digas que siga siendo el de antes,
    hoy estoy desnudo, que con ropa vieja,
    hoy estoy desafinado….
    esperando que… me quiera…
    esa mujer perversa”.
    David Torrens
    … Aquella noche de apagón en el pasillo central del pre donde la conocí por primera vez fui el hombre más feliz del mundo. Hoy le agradezco su belleza, las palabras, las ideas. Ella formará parte de mis eternos días de complacencia. Aquella noche de apagón la descubrí por vez primera. Antes era ella, solo ella.

  11. (uno de esos regalos que llegan a la bandeja de entrada de mi correo.
    Gracias Ariadna, yo también lo regalaré. También está en la página principal del blog.)

    Los amorosos callan.
    El amor es el silencio más fino,
    el más tembloroso, el más insoportable.
    Los amorosos buscan,
    los amorosos son los que abandonan,
    son los que cambian, los que olvidan.

    Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
    no encuentran, buscan.
    Los amorosos andan como locos
    porque están solos, solos, solos,
    entregándose, dándose a cada rato,
    llorando porque no salvan al amor.

    Les preocupa el amor. Los amorosos
    viven al día, no pueden hacer más, no saben.
    Siempre se están yendo,
    siempre, hacia alguna parte.
    Esperan,
    no esperan nada, pero esperan.

    Saben que nunca han de encontrar.
    El amor es la prórroga perpetua,
    siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
    Los amorosos son los insaciables,
    los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos.
    Los amorosos son la hidra del cuento.

    Tienen serpientes en lugar de brazos.
    Las venas del cuello se les hinchan
    también como serpientes para asfixiarlos.
    Los amorosos no pueden dormir
    porque si se duermen se los comen los gusanos.
    En la oscuridad abren los ojos
    y les cae en ellos el espanto.
    Encuentran alacranes bajo la sábana
    y su cama flota como sobre un lago.

    Los amorosos son locos, sólo locos,
    sin Dios y sin diablo.
    Los amorosos salen de sus cuevas
    temblorosos, hambrientos,
    a cazar fantasmas.
    Se ríen de las gentes que lo saben todo,
    de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
    de las que creen en el amor
    como una lámpara de inagotable aceite.

    Los amorosos juegan a coger el agua,
    a tatuar el humo, a no irse.
    Juegan el largo, el triste juego del amor.
    Nadie ha de resignarse.
    Dicen que nadie ha de resignarse.
    Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
    Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
    la muerte les fermenta detrás de los ojos,
    y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
    en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

    Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
    a mujeres que duermen con la mano en el sexo,
    complacidas,
    a arroyos de agua tierna y a cocinas.
    Los amorosos se ponen a cantar entre labios
    una canción no aprendida,
    y se van llorando, llorando,
    la hermosa vida.
    Jaime Sabines

  12. Hola Yensel, interesante tu bitacora… me dejas ponerla en el blogroll de luz verde….? esta en desuso epro la idea es retomarlo.. se que le pediste waldo hacerlo en su momento…. saludos..

  13. Un día, en un lugar en el que no fui muy feliz, te conocí. Otro día, mucho tiempo después, nos reencontramos. Ahora clavé mi flecha a una nube para desandar el mundo contigo. Porque eso sí, me enseñaste que el mundo existe para desandarlo.
    Hoy, un día muy parecido a todos los días, descubrí que te habías convertido en un amigo de la vida real. Y eso ya basta.
    Ahora, tenemos la suerte de coincidir en un lugar que nos hace muy feliz a ambos. De él solo nos iremos para una nube rápida y aunque nos subamos a nubes distintas, presiento que nos llevarán al mismo sitio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s