Escribir

Ya la gente no escribe. Yo no se si es por el tiempo que venden en Internet o por los Likes que no acaban. Algunos han estado en búsqueda de una agenda, de contextos y antecedentes. Otros han perdido el eslabón más importante del proceso: el público. Pero lo cierto es que no han vuelto ni a garabatear una palabra.

En la actualidad pocos escriben por placer y dinero. La mayoría lo hace por necesidad de expresión. Aunque les faltan las palabras, que están pero se agolpan unas con otras, se retuercen y cicatrizan mientras zozobran mutiladas ante la ausencia de un fiel receptor. Y para colmo, cuando el silencio prolongado de dos años y el tiempo las acumulan, la sintaxis no tiene de otra que estrangularlas, reducirlas a un solo vocablo.

Miedo. También se siente cierto temor entre algunos. Yo no se qué es el miedo, pero sí desprende un aroma parecido al de la cebolla seca. Pocas veces una cebolla alcanza el éxtasis de la sequedad. Si lo logra, es porque sobrevivió al ciclo de la podredumbre, así como los que ya no escriben naufragan de un lado a otro entre la podredumbre de las palabras.

Hoy la gente no escribe. Y no es por vagancia o ausencia de temas, sino por vacío: un hueco, un silencio ensordecedor que asfixia cualquier vestigio de creación.

 

 

Destino Cancún

Hay viajes que se planifican con más tiempo y otros con menos. El factor común entre ambos, a veces lo más complicado, es que siempre hay que seleccionar el hotel para alojarse, ese lugar idóneo donde, al menos, rentabilidad, confort, amabilidad, limpieza y recreación deberán juntarse para ayudar a olvidar el estrés de la vida diaria. Quienes tienen a la ciudad de Cancún como destino de viaje, no están exentos de ello. Sigue leyendo

Fefita

Aquella tarde se apareció en la casa con Fefa, la chiva más loca del rebaño. Tenía dos campanas, era de color blanco y tamaño pequeño. Corrían los años noventa del siglo XX.

“Cuando crezca y para, asegurará al menos 2 vasos de leche para el desayuno… Pero tienen que pastorearla”, dijo entusiasmado el padre, e ipso facto, luego de escuchar aquellas palabras, colapsaron sus hijos. “LLEVAR A LA CHIVA A COMER YERBA TODOS LOS DIAS, DESPUES DE LAS 4:20 DE LA TARDE, CUANDO SALIMOS DE LA ESCUELA???!!!”

Los dos preferían cogerle asco a los lácteos, tener gastritis y pelar naranjas en las noches para hacer el jugo de las mañanas.

Fefa llegó a la familia y aumentaron las disputas entre los hermanos. Aparecieron los cronogramas de pastoreo, los turnos de juego y los tiempos de televisión. Aquella Bendita Chiva los tenía descabreados. Y peor en tiempos de sequía. Tenían que andar con ella a retortero por todo el barrio para encontrarle alguna parcela fresca.

Pasaron algunos años. No recuerdo muy bien. Tal vez 3 o 4. Solo sé que un buen día el animal desapareció.

Los arquetipos de Juan

De Villegas en uno de los carteles promocionales de la pelicula cubana Juan de los Muertos

De Villegas en uno de los carteles promocionales de la pelicula cubana Juan de los Muertos

Alexis Díaz de Villegas ha interpretado el papel protagónico de la más reciente película del realizador Alejandro Brugués. La cinta Juan de los Muertos está impregnada por un singular hálito de vida que le confirió el actor cubano. Su personaje logró ‘aunar’ fuerzas para combatir una manada de zombis que inundaron La Habana como nunca antes en la historia del cine cubano. La inesperada conversación con Díaz de Villegas en el Centro Cultural ‘Fresa y Chocolate’ fue propicia para desentramar los arquetipos que tuvo en cuenta al concebir a Juan.

Por cierto, ¿quién es Juan? Sigue leyendo

Zaida del Río asusta con su belleza

Zaida del Río

Zaida del Río

El taller donde trabaja está ubicado en los altos del bar-restaurant La Mina, en el Centro Histórico de La Habana. Es un espacio mediano, con ventanas coloniales que dan hacia el antiguo Palacio Municipal, actual Museo de la Ciudad. En las paredes están colgados algunos cuadros. Otros aún frescos reposan en los caballetes. La foto de un buda y varios suvenires de la India traídos de los antiguos reinados de Jaipur, Ashmer y Phuskar, un estandarte de la Virgen de la Caridad del Cobre y varias fotografías familiares conviven entre los dibujos y cerámicas de su autoría. Sigue leyendo

De un tal Eduardo… autobiografía documental

Eduardo Arrocha es tan profesional como sencillo y modesto. Conversa pausado y prefiere no vanagloriarse de los éxitos –que son muchos. Aun cuando es entrevistado en su casa, adopta poses humildes ante la cámara… Le resulta un reto hacer alusión a su impronta en la escena cubana como diseñador de vestuario, de escenografía y de luces. Eso se nota. Sigue leyendo

Hubo apagón, en casi toda la población

La Habana dominical, y gran parte de Cuba, estuvieron apagados en la noche del 9 de septiembre de 2012. Una interrupción en una línea de transmisión de 220 000 voltios entre  las provincias de Ciego de Ávila y Santa Clara produjo afectaciones al servicio eléctrico desde Camagüey hasta Pinar del Río a partir de las 8:00 p.m. (aproximadamente). La “luz” retornó indistintamente a cada uno de los territorios cuando la medianoche anunciaba su llegada.