Memorias del Coronel

El sillón, de pajilla recién renovada, no deja de mecerse. Su cuerpo se inclina adelante cada vez que siente pasar algo por la oscuridad de la calle y luego vuelve a recostarse. Cada noche de apagón es un encuentro con el pasado. Piensa… quien sabe en qué.  Hoy la luz del quinqué tiznado lo motivará como en otras ocasiones. Sigue leyendo

Anuncios