Fefita

Aquella tarde se apareció en la casa con Fefa, la chiva más loca del rebaño. Tenía dos campanas, era de color blanco y tamaño pequeño. Corrían los años noventa del siglo XX.

“Cuando crezca y para, asegurará al menos 2 vasos de leche para el desayuno… Pero tienen que pastorearla”, dijo entusiasmado el padre, e ipso facto, luego de escuchar aquellas palabras, colapsaron sus hijos. “LLEVAR A LA CHIVA A COMER YERBA TODOS LOS DIAS, DESPUES DE LAS 4:20 DE LA TARDE, CUANDO SALIMOS DE LA ESCUELA???!!!”

Los dos preferían cogerle asco a los lácteos, tener gastritis y pelar naranjas en las noches para hacer el jugo de las mañanas.

Fefa llegó a la familia y aumentaron las disputas entre los hermanos. Aparecieron los cronogramas de pastoreo, los turnos de juego y los tiempos de televisión. Aquella Bendita Chiva los tenía descabreados. Y peor en tiempos de sequía. Tenían que andar con ella a retortero por todo el barrio para encontrarle alguna parcela fresca.

Pasaron algunos años. No recuerdo muy bien. Tal vez 3 o 4. Solo sé que un buen día el animal desapareció.

Anuncios

Zaida del Río asusta con su belleza

Zaida del Río

Zaida del Río

El taller donde trabaja está ubicado en los altos del bar-restaurant La Mina, en el Centro Histórico de La Habana. Es un espacio mediano, con ventanas coloniales que dan hacia el antiguo Palacio Municipal, actual Museo de la Ciudad. En las paredes están colgados algunos cuadros. Otros aún frescos reposan en los caballetes. La foto de un buda y varios suvenires de la India traídos de los antiguos reinados de Jaipur, Ashmer y Phuskar, un estandarte de la Virgen de la Caridad del Cobre y varias fotografías familiares conviven entre los dibujos y cerámicas de su autoría. Sigue leyendo

Hubo apagón, en casi toda la población

La Habana dominical, y gran parte de Cuba, estuvieron apagados en la noche del 9 de septiembre de 2012. Una interrupción en una línea de transmisión de 220 000 voltios entre  las provincias de Ciego de Ávila y Santa Clara produjo afectaciones al servicio eléctrico desde Camagüey hasta Pinar del Río a partir de las 8:00 p.m. (aproximadamente). La “luz” retornó indistintamente a cada uno de los territorios cuando la medianoche anunciaba su llegada.

Amelia y el tío

(Lo confieso. En estos días no he tenido el más mínimo segundo para expresar, a manera de post, todos los sentimientos y hechos que produjeron el nacimiento de mi primera sobrina, Amelia. Hoy comparto el correo de una amiga que llega para felicitar el acontecimiento familiar)

Con tres días de nacida

 

por Maydelis Gómez Samón

Grabar estos momentos debe ser tu prioridad ahora. Por suerte, ya puedes tirarle todas la fotos que quieras y atrapar su llanto, su risa, el gorjeo, la primera vez que te haga pipi,  que tengas que cambiar un apestosito pañal. Guarda estos primeros momentos para que después puedas recordárselos. Conviértete en el mejor tío del mundo (e incluso en el mejor tío de las redes sociales) y no pierdas ni un momento la oportunidad de decirle que la quieres, recuerda que dentro de unos añitos, la sobry dormirá en tu mismo cuarto.

Un besito para Amelia

Ah, se me olvidaba…!!!

FELICIDADESSSS!!!!!!

nota: El título de este post es el mismo que la autora puso en en el asunto del  correo

otros de Amelia

La despedida, ¿es un dolor tan dulce?

(Artículo de Abilio Estévez, “un gran escritor cubano radicado en Barcelona”)

Sí, no sería difícil entender la famosa frase de Julieta en la eterna escena
del balcón donde pronto va a separarse de Romeo. Es comprensible que para
ella la despedida sea un dolor tan dulce que estaría (confiesa) “diciendo
buenas noches hasta el amanecer”. Es un dolor: se trata de una separación;
es dulce: lleva en sí la esperanza, la urgente necesidad del reencuentro.
Por lo demás, no deja de resultar prodigioso sufrir porque alguien se marche.
Todo el que ha estado apasionado alguna vez conoce lo que Julieta quiso
decir. Sabe de esa complicada mezcla de sufrimiento y gozo. Al parecer (y
por fortuna), lo que llamamos amor suele pasar por entre angustias y
paradojas semejantes. Sigue leyendo

Mi Mamá

Rinnnnnnng, rinnnnnnng, rinnnnnnnng. Llamo por teléfono a mi mamá. Alguien lo coge.

–          Dime.

–          Mutha, yo te quielo mucho!!!

–         ¿Sí? No lo parece. Hace una semana que no me llamas. Estás de madre!!!

–          No mutha, si yo te e´traño cantidá. Tílame un bechito.

–          Bueno, cuéntame algo nuevo.

–          Ná mija. Todo igual. Hoy me senté finalmente con la tutora a discutir el tema de la tesis. Tres profesores más se nos unieron. Cómo está eso!!! Ahora sí voy a hacer una tesis. Hasta hoy para mi era como un  trabajo práctico porque pensaba que sería más fácil. Sigue leyendo